Problemas conductuales

«Problemas de conducta en niños y adultos»

Los problemas de conducta se pueden dar a cualquier edad. Puede ser que la conducta sea pasiva, retraída y ello genere dificultades en ámbitos importantes de la vida de la persona. Tanto en adultos como en niños puede existir falta de control de impulsos, de tolerancia a la frustración y alto nivel de estrés. Ámbitos importantes a trabajar de cara a esta problemática.

En los trastornos de conducta en niños se suelen utilizar técnicas (adecuadas según la edad) para ir aumentando las conductas que queremos favorecer y, al mismo tiempo, otras para disminuir las conductas que queremos que tiendan a desparecer. Se utiliza el refuerzo o la retirada de la atención o similar según el objetivo a alcanzar. La aplicación de las técnicas se ha de adaptar a cada caso concreto.

En los problemas conductuales en adultos se utilizan técnicas más cognitivas (reestructuración cognitiva), la relajación y la hipnosis, complementadas con las de tercera generación como el mindfulness.

Oposición desafiante

Cuando el niño se porta mal en forma persistente, de tal manera que causa serios problemas en la casa, la escuela o con los compañeros, puede que reciba el diagnóstico de trastorno de oposición desafiante (TOD). El trastorno de oposición desafiante generalmente comienza antes de los 8 años de edad, pero no después de los 12 años. Los niños con trastorno de oposición desafiante tienen más probabilidades de presentar una actitud desafiante o de oposición con las personas más conocidas, como los miembros de la familia, las personas que los cuidan habitualmente o los maestros. Los niños con trastorno de oposición desafiante muestran esos comportamientos más a menudo que otros niños de la misma edad.

Ejemplos de trastorno de oposición desafiante incluyen los siguientes:

    • Estar enfadado o perder los estribos a menudo.
    • Discutir con adultos o negarse a cumplir sus reglas o pedidos a menudo.
    • Mostrarse resentido o rencoroso a menudo.
    • Molestar a otros en forma deliberada o molestarse con otras personas.
    • Culpar a la gente a menudo por los propios errores o mal comportamiento.

Conducta

El trastorno de la conducta (TC) se diagnostica cuando el niño muestra un patrón continuo de agresión hacia otras personas, y graves violaciones de las reglas y normas sociales en la casa, la escuela y con los compañeros. Estas violaciones de las reglas pueden implicar quebrantar la ley y, como consecuencia, ser arrestado. Los niños con trastorno de la conducta tienen más probabilidades de lesionarse y quizás tengan dificultades para llevarse bien con los compañeros.

Ejemplos de comportamientos del trastorno de la conducta incluyen los siguientes:

    • Violar reglas importantes, como escaparse de la casa, quedarse fuera de la casa por la noche sin permiso o faltar a la escuela.
    • Ser agresivo de tal manera que cause daño, como al acosar a otros niños o compañeros, al pelear o ser cruel con los animales.
    • Mentir, robar o dañar las pertenencias de otras personas a propósito.

Añada su comentario

Escríbeme!!!
Hola, en que puedo ayudarte??
Psicóloga Mariana Calefato Sanz
Hola, en que puedo ayudarte??